Aspectos a tener en cuenta en un proceso de Coaching cuando la persona tiene discapacidad

Como coaches en cualquier momento de nuestra actividad profesional, nos podemos encontrar que acuda a nosotros una persona con discapacidad.
Muchas personas sin discapacidad pueden no saber como reaccionar ante una situación en la que tienen que interactuar de una forma tan cercana con una persona con discapacidad. Esto es totalmente natural, todos nos podemos sentir “torpes”.
Mi intención al escribir este artículo, es mostrarte basándome en mi experiencia, cómo establecer una relación de confianza, en el que el tema de la discapacidad no te suponga algo que no sepas como manejar.

¿Qué entendemos por discapacidad?

Una discapacidad es “toda restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma y dentro del margen que se considera normal para un ser humano”.
La discapacidad se caracteriza por excesos o insuficiencias en el desempeño y comportamiento en una normal actividad rutinaria, los cuales pueden ser temporales o permanentes, reversibles o irreversibles y progresivos o regresivos.

Consejos prácticos:

  • Ten paciencia, si no sabes que hacer o decir: Deja que la persona con discapacidad te ayude a manejar adecuadamente la situación. Se natural.
  • Pregunta siempre antes de ayudar: Seguramente nuestra primera reacción al observar que una persona presenta una discapacidad, con las limitaciones que ésta puede conllevar (en el caso que sea evidente, no nos olvidemos que hay muchísimas otras que no son visibles en un primer contacto) es prestarle nuestra ayuda, ya que normalmente asociamos la discapacidad a la necesidad de dependencia de otros, cuando lo deseable es que la persona con discapacidad consiga la mayor independencia posible.
    Consulta a tu coachee si necesita ayuda o no, y en caso que la precise cómo se la podrías prestar.
  • Si acude acompañado: A la hora de dirigirte a él, mira y habla siempre a la persona que solicita tus servicios.
  • Colócate a su altura a la hora de hablarle: Por ejemplo para hablar con una persona que utiliza silla de ruedas, sitúate de frente y a la misma altura (a ser posible siéntate).
  • Dedícale tiempo: Es posible, sobre todo en las primeras sesiones, si la persona que precisa tus servicios plantea algún objetivo en los que su discapacidad pueda influir, que necesites más tiempo para comprender cual es su situación y conseguir entender en que consisten sus limitaciones y como pueden afectar a la consecución de su objetivo.
    Sería muy interesante documentarte sobre la discapacidad concreta que tiene tu coachee, pero siempre teniendo en cuenta que las diferencias no dependen tanto de la discapacidad dependen más de las personas.
  • Pregúntale directamente sobre su discapacidad: Sin miedos, pero siendo cuidadoso, realízale preguntas sobre su discapacidad y trátala con naturalidad.
  • Nunca des nada por supuesto.

Espero que estas indicaciones, te puedan resultar de utilidad y en caso de que consideres que no puedes abordar la situación de una manera adecuada, deriva a las personas que estamos especializadas en este colectivo.

Recent Posts

Leave a Comment

Contacta conmigo

Ahora mismo no puedo atenderte. Por favor mándame un email y te contestaré lo antes posible. ¡Gracias!

ESCRIBE Y PRESIONA "ENTER" PARA BUSCAR